431. ¿Cómo elegir el acento perfecto cuando aprendo español?

Transcripción del podcast

Fluent Spanish Express Podcast, episodio número 431. Aquí tenéis todo el español que no os enseñan los libros. ¡Comenzamos!

Muy buenos días, bienvenidos, bienvenidas a un nuevo episodio de Fluent Spanish Express Podcast. Hoy es lunes, 23 de octubre de 2023. Mi nombre es Diego Villanueva y como siempre os traigo todos los días, de lunes a viernes, un nuevo episodio del podcast más desafiante de español avanzado, sin adaptar la velocidad ni el vocabulario, sin guión, sin filtros, el español tal y como lo hablamos los nativos españoles.

Mensaje de Sara:

Algo muy difícil para los extranjeros, por su puesto, son los acentos. Cuando era niña, aprendí un acento más o menos mexicano. Por supuesto, la mayoría de los profes en los Estados Unidos son latinoamericanos. Aquí en España, porque estamos viviendo aquí ahora, me gustaría sonar más española–quiero ser respetuosa con este hermoso país y aprender español de España!  

Pero, antes de todo, es bastante difícil aprender nuevos sonidos que son diferentes de los que he aprendido cuando era niña, y también cuando los sonidos originales son más cercanos a tu propio idioma (inglés) que los del acento española. Además, estoy aprendiendo que en realidad, no hay español de España….!  No sé que puto acento debo intentar imitar! Hay muchíiiiiisimos.  Y parece que todos tengan sus propias dificultades. Estaba pensando que Madrid sería lo mejor y debo intentar aprenderlo.  Pero con leísmo, comiendo las últimas letras (como «Madri» por ejemplo) ahora estoy pensando tal vez no sea la mejor opción.

Aquí en Andalucia por supuesto comen tantas letras que parece que no quedará nada con que se puede formar una palabra…. Pescado por ejemplo como «pe’cao»?!?! Joooder. 

Y peor que todo, (pues, es muy linda de veras, pero también MUY difícil por los pobres extranjeros para entender! ) parece que no solo dicen c/z como «th» pero la s también?  Ceceantes? Madre mía. Nunca aprendí esto antes de llegar. 

Quiero muchísimo sonar más como debo,  pero la realidad es con profes de todas partes, cuando hablo, siempre siento como una quimera idiota. Estoy seguro que nadie tiene ni idea de que acento mezclado tengo,  incluyéndome a mí!

Si tienes algunos recomendaciones para sus alumnos en todo el mundo que tienen el mismo problema, estamos escuchando.

Bueno, muchísimas gracias, Sara, por esta pregunta. La verdad es que el email en sí es muy divertido. La verdad es que me he reído mucho con este email, sobre todo por el desparpajo que tienes ahora cuando me cuenta todo esto. También la frustración que notas y cómo metesos joder y todas esas cosas que bueno, que la verdad es que es un email muy, muy divertido. Bueno, vamos a hablar del tema del acento. Siempre le digo a mis estudiantes que el acento es una de las cosas que forman parte de nosotros mismos cuando hablamos el idioma. Es una de nuestras características. Es algo que nos hace únicos. Siempre pongo el ejemplo de un comentarista, un futbolista inglés que luego fue comentarista durante muchos años, presentador de televisión, que bueno, tenía una característica y es que llevaba más de 40 años en España, pero seguía teniendo ese acento inglés cuando hablaba, lo cual le hacía muy característico, porque todo el mundo reconocía automáticamente su voz. Solamente tenía que hacer un saludo y ya sabían automáticamente que estábamos hablando de esa persona. Entonces, eso es una parte que es nuestra marca, podríamos decir, si nos metemos en temas de más de marketing, es nuestra propia marca, el cómo hablamos, cómo nos expresamos. En el caso de Sara, que dice que ha aprendido el idioma con acento mexicano, yo personalmente le diría que lo mantenga o que no se preocupe tanto por cambiarlo. Básicamente, que simplemente cambie esas cosas que sean necesarias para que la entiendan dónde está, en este caso en Andalucía. Es decir, ahora mismo, pues claro, si ella habla con acento 100% mexicano, es bastante probable que cuando esté hablando mucha gente le diga, pero ¿y qué dices? ¿y qué me puede repetir? ¿a qué te refieres? Entonces, en este caso, lo que yo le diría a Sara es que simplemente, viviendo en Andalucía, pues que vaya haciendo algunas modificaciones que sirvan para que tenga una comunicación más efectiva con la gente que la rodea. Va a tener, en teoría, bueno, va a tener más que adaptarse para sobrevivir, simplemente. Por ejemplo, en el caso de Sara, que es americana, voy a lanzar una pregunta. Si mañana Sara se va a vivir al Reino Unido, ¿creéis que cambiaría su acento al británico? Sinceramente creo que no. Sinceramente creo que cambiaría alguna cosita de pronunciación muy pequeñita para que efectivamente no tuviera que estar cada poco aclarando lo que está diciendo, pero yo creo que ella seguiría hablando con su acento americano. Bueno, al menos yo, que vivo en Asturias y tengo mi propia manera de hablar, si mañana me fuera a vivir a otro lugar de España, pues sinceramente no cambiaría o intentaría no cambiar mi acento y simplemente modificaría algunas pequeñas cositas para que me entiendan. Vamos, no utilizaría seguramente muchas expresiones que utilizo aquí en el norte de España, que quizás en el sur no se entienden, por ejemplo. Entonces, hay que tener esas cosas en cuenta. Bueno, ¿qué pasa cuando Sara, no sé cuánto tiempo lleva Sara viviendo en Andalucía, pero cuando Sara lleve ya una carrada de tiempo, lleve ya 10 años por ejemplo, y tenga contacto diario con las personas de allí, que eso es muy importante porque yo puedo estar 10 años viviendo en un sitio, pero si no hablo con nadie del sitio, pues al final es como si estuviera viviendo en ningún, no estuviera viviendo allí. Entonces, ¿qué pasa? Que ella poco a poco va a ir pillando el acento, va a ir pillando las expresiones, va a ir utilizando las expresiones. En el curso español de Tranquis digo que lo más importante de las expresiones coloquiales no es tanto utilizarlas desde el primer momento, sino entenderlas, interiorizarlas y a partir de ahí, en el momento que nos surja la oportunidad, pues bueno, podemos utilizarlas, pero lo más importante es que cuando estemos hablando con un nativo, entendamos qué narices nos están diciendo. Bueno, yo recuerdo a uno de mis estudiantes, Luke, desde aquí un saludo, no sé si estará escuchando el podcast, que vive en un pueblo de Sevilla, cerca de, bueno, allí en el sur, y la primera vez que lo escuché hablar fue uno de los, digo, no sé, creo que de los días más divertidos que tuve como profesor, escuchar a un inglés andaluz hablando con ese acento, con el deje inglés, pero a la vez también andaluz. O sea, fue una cosa súper divertida, fue una cosa que es una característica personal que para mí lo hacía súper especial, ver a una persona del este del Reino Unido, de Norwich, cerca de Norwich, hablando como un andaluz para mí. O sea, fue genial, me acordaré toda mi vida. Y entonces, al final esas cosas, dices tú, bueno, yo quiero hablar como un español neutro. Vale, ¿qué es un español neutro? Bueno, como decía Sara en su email, España es un país muy variado, es un país con muchas realidades, y al final, yo por ejemplo, que vivo en el norte de España, si mañana me voy a Madrid, o me voy a Sevilla, o me voy a Valencia, o me voy a Barcelona, seguramente van a saber por la manera en la que hablo de que soy del norte. No sé si asturiano, de Cantabria, o de dónde, pero ellos seguramente van a identificar rápidamente por mi manera de hablar, por las expresiones que utilizo, que soy del norte de España. Porque la variante que yo utilizo cuando hablo normalmente es la septentrional, la más al norte, pero al final eso se nota, nosotros lo sabemos. Yo cuando escucho a una persona de Madrid, una persona de la zona central, sé automáticamente que es de ahí. O sea, no estoy pensando, ah, mira, este puede ser de aquí, o de… No, no, ya sé de dónde es, ya sé cuando me habla una persona de Murcia, sé perfectamente que es de Murcia. Entonces, al final, eso es una cuestión también característica de las personas. Yo por qué voy a renegar de lo que soy, ¿no? Si yo he aprendido a hablar en español con acento mexicano, pues bueno, pues es una parte de mi vida, de mi viaje en el aprendizaje del idioma. Entonces, que yo quiero ir modificando algunas cosas, perfecto. O sea, hay que ir modificándolas, desde luego, porque si tú no vas a vivir en México, desde luego, saber expresiones de México, pues no te va a ser muy útil. Por ejemplo, muchas veces me pasa como profesor, que me llega algún estudiante y me dice, Diego, es que yo quiero irme a vivir a México, o quiero viajar a México. Entonces, yo automáticamente ahí tengo que ser 100% honesto y le digo al estudiante, mira, yo creo que no soy la persona adecuada para tus clases, porque yo no te voy a enseñar expresiones de México, yo no te voy a expresar, no te voy a ayudar con el acento de México. Entonces, en ese caso, pues ya me ha tocado muchas veces decirle a los estudiantes que no, porque yo no soy la persona ideal para enseñarles ese tipo de español. En cambio, si tú me dices, Diego, es que yo quiero aprender el español de España, ahí sí que, pues, yo ya tengo mucho más que decir, porque es realmente el tipo de español que yo utilizo y el tipo de español que yo enseño. Entonces, en el tema de los acentos, de la pronunciación, hay que tener mucha, mucha, mucha calma. Siempre digo en el tema de la pronunciación que tengamos calma, que sepamos identificar qué es lo que hacemos con nuestra boca, cuáles son los movimientos que hacemos y cuáles son los movimientos que tenemos que hacer y a partir de ahí practicar, practicar, practicar y tratar de no frustrarse, bueno, lo justo, lo necesario, porque al final esto es lo de siempre. Llevamos toda nuestra vida utilizando la lengua, nuestra boca, de una manera determinada para producir una serie de sonidos y cuando llegamos a hablar un idioma nuevo, pues claro, nos encontramos que esos sonidos quizás no los tenemos en nuestra lengua o las combinaciones de palabras pues no son exactamente iguales, con lo cual tenemos que reentrenar un poquito nuestra boca o entrenar nuestra boca para ser capaces de producir esos sonidos. Así que es normal y eso necesita tiempo. Esto no es de la noche a la mañana, de repente yo digo a ver cómo se pronuncia hola, hola, bien, vale, pero cuando empiezo a hablar y utilizo hola mezclado con otras palabras, al final ya no es tan fácil de pronunciar. Bueno, hola sí es muy fácil de pronunciar, pero otras palabras y más difíciles, cuando las combinas con otras, ahí es cuando llega la verdadera dificultad. Al final todos somos más o menos capaces de reproducir sonidos de manera más o menos efectiva cuando lo hacemos una pronunciación de una palabra sola. Esto es como golpear un balón de fútbol, por ejemplo, si golpeas un balón de fútbol que está parado en un sitio, es más fácil de golpearlo que si te llega botando y a media altura y entonces tienes que pegarle y bueno, a saber cómo sale. El caso es que desde aquí las personas que vivís en España, que tenéis esta ventaja a la hora de aprender el idioma, de mejorar el idioma, creo que es muy buena idea intentar aprovechar el recurso más increíble que tenéis a vuestro alcance, que es la gente local. O sea, aprovechar que vivís en inmersión y aprovechar para practicar, para buscar gente nativa con la que podéis practicar, con la que podáis dedicar un tiempo. Es que la verdad que es, imaginaos, o sea, podéis pagar por unas clases, podéis pagar por academias, por escuelas, por todo, pero al final si tenéis una persona a vuestro lado nativa que os pueda hacer practicar un poquito, que os pueda enseñar un poquito las expresiones que utiliza, que os fijéis en cómo pronuncian, cómo el acento que tiene, todas esas cosas, es que es maravilloso. Es una ventaja que es buenísima y para mí pienso que sería poco inteligente no intentar aprovechar eso. Ya sé que al final, pues cuando nos vamos haciendo mayores, a veces nos volvemos un poquito antisociales y nos encerramos y pues no quiero conocer gente nueva y todo eso, pero al final os recomiendo que si estáis en el sitio, en España, que aprovechéis, que aprovechéis esa ventaja, porque al final mucha gente que me escribe me dice, Diego, es que me gustaría irme a vivir a España, porque de verdad que mi español podría mejorar muchísimo, porque ahora mismo aquí no tengo con quién hablar, todo esto. Al final os digo, vivir en un sitio de estos es buenísimo, no solo porque España es un buen país, sino además también por el tema de practicar el idioma. Diego, ¿y qué pasa si no vivo en España? ¿Qué acento elijo? Bueno, si estás escuchando este podcast con este nivel, o sea, a la velocidad a la que yo hablo, quizás esta pregunta pues creo que ya llega un poquito tarde. Seguramente ya tengáis vuestra propia manera de hablar, ya tengáis vuestra pronunciación y todo esto, pero si no es así, os diría que os mováis por intereses. Es decir, como os decía al principio, si yo quiero irme de vacaciones a México cada año, porque vivo yo que sé en Estados Unidos, pues te diría que aprendas expresiones de México, que aprendas la pronunciación típica de México, y que pues no te preocupe demasiado si luego cuando viajes una vez a España pues no te entienden demasiado bien, pues ya intentarás adaptarte lo que puedas. Todo el mundo me dice, Diego, hay que aprender el español neutro, y es que esto ya sí que es otro debate del que si queréis hablo en otro episodio, porque qué narices es eso del español neutro. O sea, no sé, bueno. En fin, espero haberos ayudado un poquito. Seguramente esta no es la respuesta que querías saber, seguramente Sara querría que yo le dijera, no, tienes que aprender este tipo de español y todo esto, pero al final yo soy de las personas que piensa que no todo es negro ni blanco, siempre pues hay muchos matices, y creo que cada uno o cada persona tiene que valorar un poquito en función de lo que necesita, pues lo que tiene que hacer. Entonces mi consejo es ese, que más o menos hay un dicho que me encanta, que es donde fueres, haz lo que vieres, y al final que significa que a dónde vayas, pues que veas un poco lo que hace la gente y que te adaptes a eso, pues es un poquito una respuesta así, que bueno, ni para ti ni para mí, que es así. Bueno, espero que os haya gustado este episodio, os recuerdo que si queréis enviarme vuestras preguntas, pues ya sabéis, me enviáis en contacto en la página web o email, hello@fluentspanish.express, y nada, simplemente que muchísimas gracias por vuestro apoyo, por vuestras preguntas, por vuestros cafés, por estar en el curso español de Tranquis, por la Newsletter, por todo. Así que nada, os veo mañana, mañana martes, en el que pues sigo respondiendo preguntas existenciales, aunque en este caso esa pregunta me la he hecho yo a mí mismo, así que a ver si os gusta. Nos vemos mañana, que tengáis un muy buen inicio de semana. Adiós.

¡Apóyame!

Tu apoyo es imprescindible para que pueda seguir creando contenidos. Hazte mecenas de FSE por tan solo 50 euros al año. Apoyarás el proyecto a la vez que disfrutas de beneficios exclusivos:

Apoyarás FSE

Gracias a tu ayuda podré seguir haciendo lo que más me gusta: crear contenidos para ayudarte a llevar tu español al siguiente nivel.

Sorteos mensuales

Participarás en sorteos cada mes con los que podrás llevarte estupendos premios.

Comunidad

Si quieres podrás unirte a una comunidad de estudiantes para practicar español cuando te apetezca donde, además, habrá directos.

Salón de la fama

Entrarás a formar parte del Salón de la Fama de FSE por apoyar el proyecto.

Descuentos

Disfrutarás de descuentos y promociones especiales en cursos, productos, servicios y recursos para ayudarte a mejorar tu español.

Una pequeña ayuda muy grande

Por 0,96 euros a la semana estarás ayudándome a mantener y hacer crecer FSE.

Registrar nueva cuenta

Mecenas de Fluent Spanish Express