259. 5 cosas que he aprendido de mi estancia en Polonia 🇵🇱

YouTube video

En el episodio de hoy hablo de mi experiencia viviendo en Polonia y 5 cosa que he aprendido durante estos últimos 4 meses.

Transcripción completa

Esto es Fluent Spanish Express, un podcast para aprender todo el español que no te enseñan los libros. Comenzamos.

Muy buenos días, bienvenidos, bienvenidas al episodio número 259 de Fluent Spanish Express Podcast. Hoy es martes 28 de junio de 2022, último episodio del mes de junio y también mi último episodio aquí en tierras polacas. Porque, bueno, pues en poco más de 24 horas cogemos el coche y regresamos a España después de estos cuatro meses aquí viviendo esta maravillosa experiencia que ha sido vivir aquí en Polonia.

Así que este episodio de hoy, episodio 259, que tengo que reconoceros que en un primer momento lo grabé solo para el podcast premium, pero la verdad es que he decidido también grabarlo para este podcast en abierto, pues voy a contaros cinco cosas que he aprendido durante esta estancia, esta estancia corta, más corta de lo que me gustaría, pues solo cuatro meses en Polonia, pues algunas cosas que me gustaría compartir con todos y todas vosotras porque la verdad es que, bueno, pues han sido muy intensos estos meses, he aprendido un montón de cosas y, bueno, pues quizás algunas personas podáis pensar que son tonterías lo que os voy a compartir, pero la verdad es que para mí tiene bastante sentido después de haber estado aquí.

Bueno, dicho esto también os digo que, por si no me conocéis, igual estáis aquí, decís ¿quién narices es este chico que está aquí hablando?

Bueno, mi nombre es Diego Villanueva, soy profesor de español y creador de Fluent Spanish Express. Allí en www.fluentespanish.express podéis suscribiros al podcast premium.

Todos los días un nuevo episodio y además, bueno, pues lo iré contando en los próximos episodios. Va a haber muchas novedades durante los próximos meses en Fluent Spanish Express, así que os recomiendo que os vayáis suscribiendo porque luego os vais a arrepentir. O eso creo, vamos.

Dicho esto, bueno, pues vamos a, voy a hablaros de algunas cosas que, bueno, pues he aprendido durante mi estancia aquí en Polonia y que además, bueno, pues digamos que me han servido para darme cuenta de muchas cosas y que, bueno, pues quería compartir con vosotros, con vosotras a modo de reflexión. Y quizás vosotros si ya vivís o ya habéis vivido en otro país diferente al vuestro, pues quizás algunas de las cosas que os cuento, pues bueno, os puedan, os podéis sentir identificados o identificadas o quizás si vais a vivir a otro país, pues bueno, pues ya os sirva de algo.

La primera de todas ellas es que me he dado cuenta que todo es cuestión de actitud y voluntad y es que, bueno, como ya sabéis o como os imagináis, para una persona hispanoparlante, pues el polaco es un idioma bastante complicado.

Yo, pese a que intenté aprender un poquito antes de venir a Polonia, pues la realidad es que apenas he conseguido juntar algunas palabras para hacer alguna frase con coherencia, muchas veces incluso mal conjugada, porque aquí la verdad es que el polaco tiene millones de conjugaciones mucho peor que el español, pese a que me digáis el subjuntivo y no sé qué, no sé cuánto, no, no, no.

O sea, el polaco la verdad es que es increíble, o sea, se conjugan hasta los nombres, esto es increíble. Dicho esto, bueno, pues todo es cuestión de actitud y voluntad y yo, pese a que no tenía una capacidad para comunicarme muy grande, pues me he dado cuenta que a cualquier sitio al que he ido durante todos estos meses, pues he sido capaz de comunicarme, siempre intentando, pues, hacerme entender de una manera u otra, porque todo es cuestión, como os digo, de tener actitud, de ser, bueno, un poquito echado para adelante o intentar conseguir las cosas de alguna manera.

Y, bueno, pues si es verdad que quizás en algunas situaciones en las que no tenía tanta, o no sabía exactamente cómo comunicarme, pues quizás puede ser que me haya visto un poco cohibido y que no haya tenido la fluidez para intentar pedir lo que quería exactamente y tener que resignarme con algunas cosas, pero es verdad que cuanta más actitud y voluntad he tenido, pues más fácil ha sido para mí comunicarme.

Dicho esto, también me he encontrado en algunas situaciones, como por ejemplo en el supermercado en el que he intentado hablar con alguna persona y, bueno, pues cuando les he dicho que si podíamos hablar en inglés, directamente se han ido. Y eso me ha parecido un poco feo porque yo sabía las palabras exactamente en polaco que podía decirles para pedir exactamente el producto, porque esas palabras de vocabulario, pues sí que me las sabía, pero, bueno, pues algunas personas, principalmente en algún supermercado, pues directamente se han ido y han decidido no enfrentarse al bonito juego de hacerse entender o de intentar hacerse entender y, bueno, pues no han querido prestarse o ayudarme en este caso.

Pero, bueno, como os digo, pienso que todo, si tú vas a un país en el que no eres capaz de hablar, pues, bueno, puedes tener muchas dificultades, es cierto, pero siempre encontrarás a alguien que te puede echar una mano también. Muchas veces, cuando he intentado comunicarme en polaco y luego lo he hecho en inglés, pues siempre ha habido alguna persona que me ha hecho de traductor, alguna persona que estaba en el mismo lugar.

Bueno, la verdad es que en ese sentido, pues todo ha sido, la mayoría de las ocasiones, 95% han sido buenas experiencias y la verdad es que es una cosa que me llevo, que es que, bueno, pues como os digo, todo es cuestión de actitud y voluntad. La segunda cosa que he aprendido también es que las apariencias engañan. Es que, bueno, esto que me perdonen los polacos y las polacas, con todo el cariño lo digo, los polacos y las polacas, a primera vista, cuando te miran, la verdad es que es muy difícil soltar, que te suelten una sonrisa. Son personas maravillosas, son personas que cuando consigues hablar con ellas o cuando hablas con ellas, pues todos son buena cara y todos son, siempre son risas y amabilidad, pero la primera impresión o la primera apariencia es difícil.

Bueno, ya una de las cosas que me gusta mucho de España es que tú cuando vas por la calle normalmente todo el mundo te va sonriendo o la mayoría de las personas te van sonriendo. Desde luego que si vives en una ciudad en la que todo el mundo vive con prisas, es más complicado, pero si vives en una ciudad pequeña como la mía, pues normalmente la gente suele ser muy risueña, suele ir con una sonrisa en la cara y por supuesto cuando les hablas, pues te saludan y todo eso.

Aquí, pues eso al principio me ha costado porque no es tan fácil cuando ves una persona que te salude por la calle, pero sí que es verdad que una vez que consigues hablar con cualquier persona, pues como os digo, siempre sonrisas y siempre ha sido amabilidad, por tanto, como os digo, las apariencias engañan. Pese a esa fachada, digamos, y digo de nuevo que me perdonen los polacos y las polacas de personas duras, de personas que no se prestaban demasiado a la sonrisa, pues es verdad que a partir de ahí, pues todo ha sido facilidades.

Y esto también, otra cosa que engaña y es que bueno, yo como os comentaba, esta es una ciudad que tiene partes que son así un poco, bueno, tiene bastante influencia de la época comunista, aquí en Uc, la tercera ciudad más grande de Polonia, y bueno, pues hay algunas calles, algunos lugares que la verdad es que están bastante descuidados, no lo vamos a decir, seguramente que si estás en Polonia lo sabes y si vives en Uc también lo sabes. Y bueno, pues estas partes de la ciudad, algunas partes pudieran parecer un poquito peligrosas, pero la verdad es que a mí me encantan este tipo de sitios, me siento muy cómodo, bueno, no sé exactamente la cantidad de kilómetros que he caminado por las calles de Polonia, incluso he andado en monopatín, en patinete, he andado en bicicleta, bueno, he ido de todas las maneras y he pasado por todos los sitios y la verdad es que me ha encantado la ciudad. Sobre todo, pues ya os digo, estas partes más, como digo yo, peliculeras, porque se parecen mucho a las películas así como de la Segunda Guerra Mundial y cosas así. La verdad es que, como os digo, las apariencias engañan y a mí la ciudad me ha gustado mucho, me he sentido muy cómodo y creo que, bueno, pues es una ciudad que llevo en mi corazón para siempre porque, os digo, he pasado aquí cuatro meses fantásticos. La tercera cosa que he aprendido también es, y esta me la aplico a mí y aplico a todas las personas y a ti también que estás escuchando este podcast, a vosotros que estáis escuchando este podcast, y es que las personas tendemos a subestimar nuestra capacidad para comunicarnos en un idioma que no es el nuestro, vale. En este caso, desde luego que mi capacidad para comunicarme con el polaco no era buena, pero en inglés yo pensaba que no tenía tanta fluidez a la hora de comunicarme que no era capaz de hacerme entender e igualmente me ha pasado una cosa muy curiosa y es que cada vez que le he dicho a alguien que se hablaba en inglés, pues siempre me han dicho con la boca pequeña un poco o no, siempre con muchas dudas, mucho miedo a comunicarse y sin embargo, pues luego hemos sido capaces de comunicarnos, hemos sido capaces de hablar y hemos sido capaces de decirnos las cosas que nos han gustado. Hemos sido capaces de decirnos las cosas y bueno, pues como os digo, las personas tendemos a subestimar nuestra capacidad, somos más capaces de lo que pensamos de comunicarnos en un idioma que no es el nuestro y esto está también aplicado a ti y a todos vosotros los que estáis escuchando el podcast, a que seguramente sois más capaces de lo que pensáis de comunicaros en español. Así que simplemente que os animéis, que tengáis esa valentía, que no tengáis miedo a equivocaros, yo he dicho en polaco muchas veces en vez de decir dziękuję que es gracias, he dicho dziękuję que es como hola, pues bueno, justo cuando yo que se me estaban dando una cosa pues yo decir hola, o sea simplemente pues en ese momento me río porque me he equivocado, porque no era la sola palabra que tenía. Tengo algunas anécdotas que creo que he contado en el podcast de lo que me ha pasado por aquí en Polonia con el idioma polaco y la verdad es que os recomiendo que, como os decía en la primera parte, actitud, voluntad y que no os subestiméis porque os digo que sois más capaces de lo que pensáis de hablar en español, eso lo tengo clarísimo porque mi experiencia durante todos estos meses ha sido esa, ha sido la de personas que siempre decían con la boca pequeña, no es que yo no hablo inglés y luego eran capaces de explicarme cualquier cosa y si no nos entendemos de una manera lo decimos de otra. Al final esto de comunicarse pues simplemente es intentar y ya está, no pasa nada. Luego otra cosa de las que también he aprendido, aunque esta ya la tenía bastante interiorizada, es que a donde fueres haz lo que vieres. Tienes dos opciones cuando tú vas a un sitio que tiene unas costumbres un poquito diferentes a las tuyas. En primer lugar puedes querer mantener a toda costa tus costumbres y aislarte del mundo o puedes intentar hacer todo lo que veas, unirte a todos los planes, aprender de la cultura, aprender de las costumbres y eso es lo que yo he hecho. Yo no he dicho nunca que no a nada de lo que me han propuesto aquí en Polonia, o sea me he apuntado hasta un bombardeo. He ido a iglesias, he ido a comidas, he ido a cenas, he ido a paseos, he ido a excursiones, a todo, a todo lo que he podido ir me ha apuntado a todo. He intentado aprender todas las cosas que he podido sobre la cultura, sobre la forma de pensar de los polacos, sobre la forma de vivir, me ha encantado. Es una cosa más que te llevas porque esto lo único que hace es abrir tu mente, abrir tus experiencias, conocer un poquito más el mundo, que al final siempre pensamos que lo que tenemos en nuestro país o en nuestra casa es lo que es el resto del mundo. Pero en realidad somos nuestras vidas, nuestros lugares de procedencia, son una pequeñísima parte del mundo y hay un montón de personas haciendo muchísimas cosas súper interesantes. Y pues yo os digo que una de las cosas que más me ha gustado es, como os digo, mimetizarme un poquito en esta maravillosa cultura polaca, entender un poquito por qué hacen las cosas, entender un poquito cómo piensan y la verdad es que todo esto me ha encantado. Y la verdad es que a cualquier lugar del mundo al que vaya a vivir en el futuro, desde luego que volveré a intentar de nuevo aprender o absorber como una esponja, como se dice, todo lo que pueda sobre la cultura, sobre las costumbres de las personas. Y esto ya me lleva al último punto y es, de nuevo, pues hablar sobre cultura y es que me reafirmo y cada vez estoy más convencido y cada vez tengo más claro y siempre lo intento inculcar en Fluent Spanish Express en la página web en www.fluentespanish.es. Intento inculcar la importancia de la cultura para aprender un idioma. O sea, me parece básico, básico, básico, básico si queremos aprender a hablar español, que entendamos cómo funciona la cultura del país de hispanohablante al que queramos ir. Puede ser España, puede ser Colombia, puede ser Perú, puede ser México, puede ser el que sea. Pero es muy importante entender la cultura para aprender el idioma. Esa es mi opinión. O sea, tú puedes pensar que por qué los españoles utilizamos esto, el idioma de una manera. Bueno, pues tiene todo, tiene sus explicaciones y de nuevo aquí, como os digo, me reafirmo en lo importante que es y lo divertido que es aprender un poquito sobre la cultura de los países para poder aprender el idioma o para entender mejor el idioma o cómo piensan las personas. Porque al final la manera en la que se comunican, en la que se expresan las personas en los países, pues está muy definida también por las vivencias, por las experiencias y por la cultura que tienen esas personas, esos países. Con lo cual, pues eso sirve muchísimo para aprender. Además, ¿qué me vais a contar? Es muchísimo más divertido aprender un idioma a través de la vivencia de las personas que de un libro. Es que no tiene, no hay color, no hay posible punto de comparación. Así que de nuevo me reafirmo y creo que la importancia de la cultura es básica. Además, el hecho de estar durante todo este tiempo aquí fuera de España, estar en Polonia, pues también me ha ayudado a entender muchísimo mejor esas diferencias culturales o esas características culturales que tenemos los españoles. Y que yo, de manera sesgada, pues cuando vivo en España no estoy pensando en que una cuestión cultural es importante en el resto del mundo porque simplemente pienso que en todos los lugares es lo mismo. Sin embargo, pues al venir aquí a Polonia me he dado cuenta que hay muchísimas cuestiones culturales que son únicas de España y pues ya soy capaz o puedo hacer muchísimas más diferencias o puedo ver muchas más diferencias de las que puedes ver en internet cuando ves un listado de cosas típicas de España, los toros, la paella. No, no, no, hay un millón de cosas súper interesantes que son diferentes y que solo conoces si te vas a vivir fuera y si las ves con tus propios ojos. Seguramente si vosotros estáis viviendo en España y bueno, pues apreciaréis todas las cosas que tiene vuestra casa, estaréis pensando, no sé, yo que sé, cualquier cosa que añoréis o que tengáis nostalgia de vuestra casa. Y bueno, pues esas diferencias son también muy interesantes y que también te ayudan a entender un poquito mejor cómo viven las personas en el país que te acoge y en este caso a mi Polonia. Así que bueno, estas cinco cosas que quizás podáis pensar que son tonterías, para mí en realidad no lo son, pienso que han sido cosas que me llevo en mi maleta, en mis experiencias y que pues me ayudan a ser muchísimo mejor persona de la que era cuando llegué aquí a Polonia. Así que eternamente agradecido, muchísimas gracias a todos los polacos, a todas las polacas que me he cruzado en el camino durante este tiempo, estos cuatro meses aquí. Muchísimas gracias a todos los polacos y polacas que escucháis este podcast, que también me habéis mandado mensajes para que fuera a visitar un sitio, para que fuera a hacer una cosa, para que hiciera otra. Bueno, un montón de cosas y como os digo, sirva este episodio de modesto, súper, súper modesto homenaje a esta fabulosa, esta maravillosa tierra que es Polonia. Así que bueno, nos vemos el próximo martes, ya estaremos en julio, ya estaremos en España o quién sabe, la verdad es que empezará el viaje y vamos a ver cuándo acaba. Así que nada, que tengáis muy buena semana y como os digo, pues apoyad este proyecto, suscribíos en www.fluentspanish.es, porque no os vais a arrepentir, porque en las próximas semanas van a haber muchas novedades que van a ser muy interesantes y sobre todo os van a ayudar a lo que siempre os digo, a llevar vuestro español al siguiente nivel. Que tengáis muy buena semana. Adiós.

¡Apóyame!

Tu apoyo es imprescindible para que pueda seguir creando contenidos. Hazte mecenas de FSE por tan solo 50 euros al año. Apoyarás el proyecto a la vez que disfrutas de beneficios exclusivos:

Apoyarás FSE

Gracias a tu ayuda podré seguir haciendo lo que más me gusta: crear contenidos para ayudarte a llevar tu español al siguiente nivel.

Sorteos mensuales

Participarás en sorteos cada mes con los que podrás llevarte estupendos premios.

Comunidad

Si quieres podrás unirte a una comunidad de estudiantes para practicar español cuando te apetezca donde, además, habrá directos.

Salón de la fama

Entrarás a formar parte del Salón de la Fama de FSE por apoyar el proyecto.

Descuentos

Disfrutarás de descuentos y promociones especiales en cursos, productos, servicios y recursos para ayudarte a mejorar tu español.

Una pequeña ayuda muy grande

Por 0,96 euros a la semana estarás ayudándome a mantener y hacer crecer FSE.

Registrar nueva cuenta

Mecenas de Fluent Spanish Express